DIGESTIONES LENTAS Y PESADAS, HINCHAZÓN Y FLATULENCIA

DIGESTIONES LENTAS Y PESADAS, HINCHAZÓN Y FLATULENCIA

    Diciembre es uno de los meses, sino el que más comemos, es el mes de las celebraciones por antonomasia, celebraciones con la familia, con amigos, con los compañeros de trabajo. Navidad, Fin de Año, Reyes…  casi siempre alrededor de la mesa. 

    Las mesas y el menú también es más copioso, de hecho una manera de querer agasajar y divertirse que se suelen traducir en excesos, de comida y con las consecuencias en nuestro sistema digestivo.

    Muchas veces, tanto por lo que tenemos en la mesa, como la cantidad que comemos. Las digestiones suelen ser más lentas y pesadas con los consecuentes síntomas.

    Es diferente si sufrimos digestiones lentas de forma puntual es lo que nos puede ocurrir durante estos días, o cuando ocurre de forma habitual.

SÍNTOMAS DE DIGESTIONES PESADAS Y LENTAS

    Cuando cuesta más de digerir empezamos notando:

  • Somnolencia y cansancio
  • Hinchazón de estomago, gases y sensación de estómago lleno
  • Ardor y reflujo gástrico
  • Halitosis
  • Estreñimiento

QUÉ PUEDE PROVOCAR QUE LAS DIGESTIONES SEAN MÁS LENTAS

  • Alimentos muy grasos
  • Alimentos que reducen el metabolismo digestivo como los lácteos (leche, quesos, helados)
  • Bebidas alcohólicas
  • Intolerancias alimentarias
  • Bebidas gaseadas azucaradas
  • Alimentos bajos en fibras
  • Poca hidratación en general durante el día, pero también en la comida, escasa agua
  • Picoteo durante el día, que puede provocar que no dejemos vaciar el estómago ni terminar la digestión
  • Fármacos
  • Estrés
  • Embarazo
  • Poca motilidad intestinal
  • Enfermedades

El embarazo:

    Durante el embarazo es bastante habitual que las digestiones se vean modificadas, debido al espacio que ocupa el bebe en el cuerpo y la presión que puede provocar el aumento de volumen.

    Algunas veces el cambio hormonal puede provocar estreñimiento, relajación de la musculatura digestiva por lo que provoca que la digestión sea más lenta, provoca gases, acidez.

Paso de la edad:

    Los cambios que experimentamos con la edad suelen provocar a menudo que las digestiones sean más lentas, las causas más habituales son:

  • Disminución de la secreción ácida del estómago, con lo que dificulta el mismo proceso digestivo de formación del bolo alimenticio, provoca que las enzimas digestivas sean menos efectivas y disminuye la efectividad de la flora intestinal
  • Disminuye con la edad la motilidad intestinal lo que provoca una reducción de la velocidad de digestión
  • Disminuye el número de células intersticiales en el colón
  • Menor actividad física y disminuye el gasto calórico, nivel energético y en general la disminución el movimiento también provoca una disminución de una actividad muscular lo que provoca una más lenta digestión
  • Se bebe mucha menos cantidad de agua y cambian los hábitos alimentarios, aumenta el estreñimiento
  • Medicación, con la edad es más frecuente tener que tomar medicación diariamente muchas veces puede afectar al sistema digestivo, como pueden ser los antiinflamatorios

QUÉ PODEMOS HACER

En la dieta:

    Disminuir la cantidad de comida que ingerimos.

    Evitar los alimentos demasiado grasos, o pesados.

    Evitar las bebidas alcohólicas de alta graduación.

    No mezclar azúcares simples con las grasas, muy habitual en los restaurantes de comida rápida, en los que el pan suele contener azúcares y el resto alto contenido en grasas.

    Evitar la cafeína en alta cantidad, aunque en dosis adecuada puede ayudar a estimular el movimiento intestinal y con ello la digestión.

    Disminuir la cantidad de alimentos industriales y procesados que contienen generalmente alta cantidad de aditivos y grasas.

    Aumentar la cantidad de fibra en la dieta, comiendo grano completo.

    Aumentar el agua en la dieta, no se trata de beber mucho agua sino la necesaria para que la comida sea más fácil de digerir y mejorar el tránsito intestinal, sobre todo durante el embarazo y en personas mayores en las que es más habitual es estreñimiento.

    Es por ello que muchas veces es apetecible y recomendable una infusión digestiva después de comer (aparte de las funciones de la propia infusión y las plantas que usamos).

    Es importante evitar los alimentos que conocemos que nos sientan mal o que somos especialmente intolerantes, aunque estemos en fiestas.

Cómo comemos:

    Algunas de las recomendaciones sobre la dieta va a ser algo difícil seguir durante estos días y para evitar estas digestiones más pesadas, mientras comemos:

  • Procurar masticar lentamente los alimentos, en la boca empieza la digestión de los alimentos por lo que si los masticamos bien, cuando llegue al estómago será más fácil de descomponer estos alimentos
  • Comer despacio y con pausas, lo que hará que el estómago tenga el tiempo suficiente en recibir y digerir los alimentos, es por ello es importante evitar las discusiones o el estrés mientras estamos comiendo

Algunos consejos a seguir:

    Para evitar las dispepsias o digestiones pesadas ocasionales:

    Descansar un poco después de comer, aunque procurar no estar completamente estirado mientras se está haciendo la digestión.

    Estar relajado y evitar el estrés, por ello es recomendable la sobremesa tranquila alrededor de una taza de una infusión digestiva.

Dormir las horas suficientes

    Pasear, andar o hacer algo de ejercicio, si la comida ha sido muy copiosa, es preferible descansar antes de hacer ejercicio, que ayudará a mejorar el tránsito intestinal y aumentar la velocidad de vaciado del estómago. Procurar estar activo durante el día aumentarán nuestras necesidades energéticas.

    Si al mediodía vamos a comer y va a ser una comida importante hacer ejercicio algo más intenso antes y evitar un desayuno completo, es preferible tomar una infusión, un zumo o una pieza de fruta.

    Añadir alimentos con capacidad de prebiótico a la dieta que ayudarán a mejorar la función intestinal, como los espárragos, las alcachofas, achicoria y algunas frutas como pueden ser las manzanas.

    Por lo que a la hora de organizar el menú es aconsejable añadir alguno de estos alimentos.

QUÉ PODEMOS TOMAR

Enzimas digestivas

    Las enzimas digestivas pueden ayudar a aumentar la velocidad de digestión con ello conseguiremos además evitar la hinchazón estomacal.

    Las enzimas digestivas las encontraremos en farmacias y tiendas de dietética en capsulas, hay diferentes tipos las vegetales y las que contienen enzimas derivadas estrictamente de vegetales, con amilasas, lipasas y proteasas.

    Y las enzimas digestivas completas, como son las que contienen amilasas, lipasas, proteasas, lactasas, alfa-galactosidasa, que ayudan en la digestión de las grasas, proteínas, gluten y productos lácteos.

    Algunos alimentos como la papaya, la piña son ricos en enzimas digestivos, lo cual puede ser una buena opción como postre.

Carbón activo

    Este va a absorber naturalmente los gases que produce la fermentación o mala digestión de algunos alimentos.

    Estimula el tránsito intestinal por lo que mejorara también el problema del estreñimiento.

Probióticos y prebióticos

    Los probióticos van a ayudar a mejorar la digestión, al aumentar la flora intestinal, ayuda a la formación y la función de las enzimas digestivas.

    Estas sustancias las podemos incluir en suplementos en forma de cápsulas o polvos o en alimentos que van a aportar probióticos y prebióticos.

    Incluir en el desayuno por ejemplo un yogur puede ayudar a aumentar la flora intestinal.

Agua carbonatada

    Con ello ayudamos mejorar la digestión, y el tránsito intestinal, igualmente podemos usar las sales de frutas o bicarbonato sódico que va a disminuir la acidez o ardor del estómago, y el citrato de betaína.

Alimentos y hierbas naturales

    Los podemos tomar durante el día en cápsulas, o en tisanas después de la comida o cuando sentimos estas digestiones más pesadas o flatulencia.

    Las mezclas digestivas contienen una combinación de algunos de estos alimentos:

  • Hinojo, anís, manzanilla, menta, regaliz, perejil, coriandro, comino, cúrcuma, jengibre
  • Alcachofa, achicoria
  • Aloe vera, cardo mariano, semillas de lino o chia

    Los alimentos o hierbas con sabor amargo ayudan a mejorar la digestión, y a su vez ayudan a disminuir la inflamación o irritación intestinal.

Fuente: farmaciameritxell