Las sales de Schüssler: la historia de un éxito

Las sales de Schüssler: la historia de un éxito

¿Qué son las sales de Schüssler y qué efectos tienen?

Los minerales son tan importantes para nuestro cuerpo como el oxígeno. Las sales minerales cumplen diversas funciones: Favorecen y regulan el funcionamiento de los órganos, mitigando así posibles trastornos. De esta forma, facilitan la recuperación tras diversas dolencias y tienen un efecto vital en el estado físico general.

A finales del siglo XIX, el doctor Wilhelm Heinrich Schüssler, médico alemán, descubrió 12 sales minerales esenciales para el tratamiento de diversos trastornos. Como sostenía el doctor Schüssler, las sales deben alcanzar las células enfermas de forma directa, ya que allí es justo donde se necesitan.

Las sales de Schüssler ayudan a regular el equilibrio de sales minerales dentro de las células de nuestro cuerpo.

Las sales minerales son pequeños componentes de nuestras células, que tienen sin embargo una gran importancia para su funcionamiento. Una deficiencia o desequilibrio en estos minerales vitales puede provocar trastornos en las células o incluso en nuestros órganos.

Regulación de los procesos químicos en las células.

Las sales minerales pueden estar presentes en lo que comemos, aunque no suelen llegar a donde realmente son necesarias en nuestro organismo. Las sales minerales del Dr. Schüssler son capaces de armonizar y regular los procesos químicos que tienen lugar en las células. Están preparadas específicamente para hacer llegar los minerales a todas las células del cuerpo.

El Dr. Schüssler basó su terapia en un total de 12 sales minerales, que llamó “agentes funcionales”, ya que desempeñan funciones esenciales dentro de nuestro cuerpo, y son idóneas para remediar una multitud de trastornos funcionales.

Activación de la capacidad de autocuración.

Son múltiples los efectos terapéuticos atribuidos a las Sales del Dr. Schüssler. Ayudan a reorganizar o remediar el desequilibrio de cada uno de los minerales en nuestras células. Estimulan la capacidad de autocuración de nuestro organismo de manera segura y delicada, sin prácticamente ningún efecto secundario.

1. Calcium fluoratum

La sal de la elasticidad

El Calcium fluoratum incrementa la elasticidad del tejido conectivo, los ligamentos y los tendones, así como la resistencia de los huesos y los dientes. Indicada para el tratamiento complementario de varices y de lesiones musculares y de los ligamentos.

2. Calcium phosphoricum

La sal de los huesos y los dientes

El Calcium phosphoricum favorece el crecimiento y los procesos de curación de los huesos y los dientes. Ayuda en el tratamiento de fracturas y osteoporosis.

3. Ferrum phosphoricum

La sal de los primeros auxilios

El Ferrum phosphoricum es útil en la fase inicial de todo tipo de infecciones. Ayuda en el tratamiento de inflamaciones agudas, estados febriles, heridas recientes, cortes y rasguños, así como en quemaduras de primer grado (por ejemplo, solares).

4. Kalium chloratum

La sal de las membranas mucosas

El Kalium chloratum es beneficioso en caso de inflamación de las membranas mucosas, por ejemplo, de rinitis, bronquitis, gastritis, colitis y cistitis. Es especialmente útil en la segunda fase de inflamación, cuando la enfermedad se manifiesta con síntomas claros, como la exudación.

5. Kalium phosphoricum

La sal de la mente y el sistema nervioso

El Kalium phosphoricum ayuda a encontrar el equilibrio mental y estabiliza el sistema nervioso. Ayuda en el tratamiento del cansancio mental, emocional y físico, y en estados de debilidad general. Contribuye al tratamiento de la depresión.

6. Kalium sulfuricum

La sal de la inflamación crónica

El Kalium sulfuricum ayuda a mitigar las inflamaciones crónicas y los trastornos dermatológicos crónicos. Es útil en el caso de heridas de lenta curación y favorece el proceso curativo de inflamaciones de las membranas mucosas, como las de la garganta, la conjuntiva o la nariz.

7. Magnesium phosphoricum

La sal contra los calambres y dolores

El Magnesium phosphoricum es de ayuda en el tratamiento de los calambres frecuentes y los espasmos musculares. Contribuye al tratamiento de los dolores musculares, por ejemplo, menstruales, de las tensiones habituales de la zona cervical o de los hombros y de los espasmos dolorosos en el tracto gastrointestinal.

8. Natrium chloratum

La sal del equilibrio de los fluidos corporales

El Natrium chloratum regula el equilibrio de los fluidos corporales. Ayuda en todo tipo de desequilibrios que se manifiestan con un exceso o deficiencia de agua.

9. Natrium phosphoricum

La sal del equilibro de ácido-base

El fosfato sódico regula el equilibro entre ácidos y bases y ayuda en el tratamiento de la acidez. Favorece el metabolismo en general y ayuda frente a dolencias digestivas como dispepsia, flatulencia, trastornos de digestión con comidas ricas en grasas (calambres en el estómago, obesidad) y reflujos ácidos.

10. Natrium sulfuricum

La sal de la excreción o limpieza

El Natrium sulfuricum favorece los procesos generales de detoxificación y eliminación de fluidos. Ayuda a eliminar el exceso de fluido tisular y estimula el funcionamiento del hígado.

11. Silicea

La sal del cabello, las uñas y la piel

La Silicea ayuda a mantener la elasticidad y la resistencia del cabello y las uñas. Es útil por ejemplo en casos de cabello y uñas quebradizas, caída del cabello o crecimiento irregular de las uñas. La Silicea fortalece la piel y el tejido conectivo estimulando su elasticidad.

12. Calcium sulfuricum

La sal de los procesos depurativos

El Calcium sulfuricum tiene un efecto antiinflamatorio y favorece el crecimiento de las células. Es útil en casos de abscesos, granos, pústulas y procesos purulentos.

Cómo tomarlas

Los comprimidos deben deshacerse lentamente en la boca. Si es necesario, pueden disolverse los comprimidos en un poco de agua. Tomarse con un intervalo mínimo de 30 minutos antes o después de las comidas.

Dosificación

Salvo distinto criterio facultativo, la dosificación habitual es de un comprimido 1-3 veces al día