DERMATITIS ATÓPICA

DERMATITIS ATÓPICA

¿Qué es la Dermatitis Atópica?

La dermatitis atópica (o piel atópica o eccema atópico) es una afección dermatológica crónica, recurrente, de tipo alérgico y carácter inflamatorio. Se presenta con lesiones eccematosas y eritematosas, la piel muy seca y picor intenso (prurito). En los niños, la erupción es seca, correrosa y liquenificada (descamativa).

Las lesiones se suelen localizar en la cara, el cuello y la partesuperior del tronco; también aparecen en los pliegues delos codos y las rodillas.

Su prevalencia es mayor en la población infantil, va reduciéndose en la adeolescencia, y es muy poco común en la edad adulta. Constituye el 12% de los casos que acuden a la consulta de dermatología pediátrica.

No se conoce su causa, pero se cree que influyen componentes genéticos y ambientales ( polen, ácaros, el polvo, la contaminación, el contacto con determinados metales, ...), algunos de estos elementos pudiendo actuar como alérgenos.

¿Cómo se trata la Dermatitis Atópica?

La dermatitis atópica suele desaparecer sola, a medida que el paciente alcanza la adolescencia o la edad adulta. En la actualidad no se dispone de fármacos que garanticen la curación definitiva, pero existen tratamientos específicos para aliviar los brotes y el prurito.

BROTE AGUDO :

Para el tratamiento farmacológico bajo prescripción médica, se pueden usar corticoides tópicos, para controlar la inflamación del brote agudo. Los eccemas exudativos requieren formulaciones con efecto secante   ( lociones y geles ) mientras que los eccemas descamativos se combaten con productos más grasos ( emulsiones y pomadas).

Los antihistamínicos orales sobretodo los que poseen un efecto sedante, puede usarse como terapia coadyuvante de los corticoides tópicos. También se aplican preparados emolientes antipruriginosos como terapia coadyuvante de los corticoides tópicos.

En lugar de los corticoides tópicos, se pueden usar medicamentos inmunosupresores como pimecrolimus o tacrolimus.

Para tratar las posibles infecciones se administrarán antibióticos tópicos ( mupirocina, ácido fusídico, etc) y/o sistémicos (eritromicina, cloxacilina, amoxicilina/ácido clavulánico, cefalosporina, etc) en función de la gravedad y extensión de las lesiones.

 MANTENIMIENTO :

Se administran preparados hidratantes y emolientes. En su formulación suelen incluirse ácido grasos esenciales (linoleico...), alantoína, aceite de rosa mosqueta, aloe vera, caléndula, manzanilla y centellas asiática.

SI HAY PICOR :

Es fundamental evitar el rascado, ya que agrava las lesiones.

La inclusión del polidocanol (un alcohol graso etoxilado con propiedades anestésicas locales), en la formulación de los preparados hidratantes y emolientes, es eficaz para combatir el prurito de la piel átopica.

El polidocanol tiene múltiples aplicaciones médicas y cosméticas. aplicado tópicamente tiene propiedades anestésicas y proporciona un alivio inmediato de la sensación de picor. El Scientific Committee on Consumer Products (SCCP) de la Comisión Europea ha señalado que es un ingrediente seguro y bien tolerado en todos los grupos de edad a concentraciones de hasta el 3%.

Club de la Farmacia